11 mayo 2010

El ánimus (4): sus niveles de desarrollo.


Largamente hemos conversado sobre el ánimus, la representación de lo masculino en la psique de una mujer. Vimos también algunas de sus consecuencias ora si el ánimus era positivo, ora si era negativo. La fuerza, la capacidad de decision, la dirección hacia un objetivo, la autonomía, o la ausencia de estos rasgos, la autocrítica, la inseguridad, la depresión, la falta de amor, tenían muchas veces como responsable al ánimus.
Jung encontró que este ánimus podía ser entendido además, según cuatro etapas de desarrollo. Es decir hay distintas imágenes de lo masculino en una mujer, que van desde una elaboración mas básica a otras mas complejas de este arquetipo.
A la vuelta los cuatro niveles del desarrollo del ánimus.


1. El primer nivel de desarrollo es lo masculino como personificación del poder físico.
Aquí tenemos a lo masculino en su representación de fuerza, poder, virilidad y músculo. Las figuras masculinas con estas cualidades (físicas o de temperamento), son protectores, proveedores, es el hombre que sale de cacería cada mañana y trae el sustento para su familia. Resiste, dirige y ejerce el poder atlético que posee. En la mitología lo encontramos en Hércules, y en la modernidad en el Padre Proveedor, sentado el fin de semana en el almuerzo familiar a la cabecera de la mesa, y pagando todas las cuentas.
Este nivel de ánimus, es básico, pues la mujer asocia a lo masculino con protección, fuerza y papá. Como hemos explicado, el ánimus es inconsciente, y uno lo proyecta generalmente afuera, en las parejas que escoge.
Una mujer con su hombre interior en el estadio de Hércules/Papá, buscará de manera ingenua hombres con estas cualidades, hombres que le evoquen proteccion y firmeza. El mejor ejemplo es la Susanita de Mafalda. Ella solo sueña con casarse con un hombre de buena posición (poder físico)  que le dé muchos hijos. Ella se quedará en casa siendo mamá, criando, y su papa/marido se encargará del hacer afuera.
El problema con los papás, es que se transforman con el tiempo en dictadores, y una mujer con esta etapa de ánimus se debilitará al proyectar la acción en el mundo exterior en otro.
O sea "quiero un hombre que me cuide, que me provea, y yo me dedico a parir". Ahí los Hércules serán los escogidos para aparearse, pues sostendrán sobre sus fuertes hombros el peso de alimentar a la prole.
Puede darse en mujeres con un instinto materno muy desarrollado mas un ánimus minúsculo, un hombre interno poco elaborado, que es compensado enamorándose de hombres que representan la fuerza, que es el símbolo más básico de lo masculino.


2. El segundo nivel de desarrollo Jung le llamó Apolo, pero yo prefiero llamarle Leonardo DiCaprio, o El Amante.
La imagen de lo masculino aquí se sofistica. Un hombre que sea papá y que provea no le es suficiente a la mujer. En la figura masculina incluimos ahora el amor y la sensibilidad. Éste ánimus acerca a la mujer a la experiencia del amor romántico, pues estamos frente al Príncipe Azul, al Juanes, al galán, al hombre romántico, al poeta que seduce y transporta a la mujer por los intrincados parajes del amor.
Es común verlo en las fantasías de las mujeres. Ya no importa si provee o no, si quiere tener hijos, si es responsable. Lo importante aquí es que él sea el vehículo del amor, del enamoramiento, de la sexualidad que fusiona corazones.
Entonces ella se fija ahora en hombres atractivos, seductores, sensibles, metrosexuales, bien cuidados, muy diferentes a la figura de papa del desarrollo anterior. Y soy claro en decir que cada mujer no busca lo mismo en los hombres. Mientras una mujer en el estadio 1 buscará proveedores, una mujer con su ánimus en el nivel 2 buscará el amante.
Pero el arquetipo de El Amante, tiene sus bemoles, y adolecen de fuerza, y a pesar de acercar a la mujer a la experiencia del amor, son irresponsables, se arrancan, son infieles, y pueden ser complejos y enrollados al ser "mas sensibles".
"¿Eres tu capaz de llevarme a los brazos del amor romántico? ", le pregunta la mujer con su ánimus en estadio 2 a los hombres. 



3. El tercer nivel del desarrollo del ánimus es lo masculino como Logos, la palabra, la inteligencia, el profesor, la objetividad.
En este nivel son las cualidades de análisis, raciocinio, comunicación, creatividad, la visión y las ideas sobre el mundo, las que predominan en lo masculino.
Hago hincapié que aunque estos ánimus son en general proyectados afuera y la mujer se casa con ellos, estos viven dentro de ella y sólo necesitan ser descubiertos y explorados para que se expresen. Me explico: una mujer con ánimus Papá (nivel 1), si trabaja su inconsciente y descubre  esto se verá en la necesidad de ella misma desarrollar la fuerza y la capacidad de proteger y proveer.  Si conoce y expresa la fuerza de su maculino, no buscará el tipo papá nunca más.
En el nivel 3, la mujer proyecta afuera inconscientemente su ánimus, y busca hombres inteligentes, cultos, con un PhD, un MD, posgrados, diplomados, magíster, títulos, hombres que hablen bien, que tengan tema, que sean guerreros y luchen por sus ideales. La mujer se queda tranquila con este hombre que le explica el mundo, se lo analiza, y se lo describe. Son hombres con una visión de las cosas y que muchas veces luchan por esta visión. Por eso a este nivel se le llama el Profesor, pero también el Guerrero, el luchador idealista. 
El problemilla con ellos, es que sus ideales son mas importantes que el amor, y el mundo del conocimiento los aleja del sentimiento. Es el clásico revolucionario que cuando llega a la casa patea al gato, y el intelectual que con sorpresa un día descubre que su hijo Juanito ya tiene 20 años.
Para complicar mas el asunto, diré que cualquiera de estos niveles de desarrollo del ánimus, puede tomar diferentes direcciones y tener diferentes consecuencias.  Esto no es matemáticas. Una mujer al tener un ánimus en el nivel 3, por ejemplo, tiene varias posibilidades: 
a) buscarlo afuera y casarse con Fernando Villegas, o haber sido amante del Che Guevara y de Diego Rivera; b) desarrollarlo ella misma de manera sana y estudiar y acceder al mundo de las ideas, la palabra, el intelecto; c) ser poseída, es decir volverse (si el ánimus es negativo) en una super-intelectual, fría, analítica, brillante, que da clases, y que intenta vencer a los hombres y competir con ellos desde la cabeza, y el "yo se mas que tú".
Si se dan cuenta, no hay hasta aqui un nivel de desarrollo del ánimus uno mejor que otro, o el de acá es mas pulento que el de allá. Son y están ahí.  Pueden estar sanos o ser neuróticos. Y podemos ora proyectarlos, ora desarrollarlos personalmente, ora ser devorados por ellos.



4. Al último estadio de desarrollo Jung le denominó Hermes (el Mercurio romano), el gran alquimista y transformador, donde lo masculino queda simbolizado aqui como portador del significado. Tenemos al ánimus que eleva e inspira a la mujer. La mujer posee bajo esta representación imágenes del  hombre asociadas al desarrollo espiritual, al elevarse, a la búsqueda de significados en la vida, a ver debajo del agua e interpretar los símbolos. Este ánimus funciona como una "musa masculina", que la inspira, y la lleva a escribir, a pintar, a viajar, a explorar el mundo.
Se le llama El Mago, y proyecta a la mujer hacia lo nuevo, lo desconocido, a traspasar límites, en busca de la aventura de la vida.
Tambien como expliqué antes la mujer tiene tres posibilidades: lo puede proyectar y casarse con Deepak Chopra, o con un hippie setentero; o ser poseída por éste  arquetipo y creerse Lara Croft o la Janis Joplin; o en el mejor y mas saludable de los casos conocerlo y desarrollarlo logrando que él la llene de motivaciones, insights, creatividad y juego.

Estas etapas de desarrollo del ánimus, son teóricas pero de gran utilidad práctica pues es posible encontrar una clara afinidad en cada mujer por uno de estos 4 arquetipos: el  Papá, el Amante, el Guerrero y el Mago.
Mientras mas ricas y complejas sean las imágenes de lo masculino en una mujer, menos amarrada a una sola de estas figuras de lo masculino se sentirá. Por eso es importante hincarle el diente en las mujeres  al padre biográfico, porque el va a corresponder a uno de esos 4 arquetipos, y éste puede "poseerla" y/o llevarla a una mala elección en el mundo de la pareja.
Ustedes se preguntarán ahora, ¿y habrá hombres que posean de los cuatro atributos?... ¿que conozcan del arquetipo del padre, tanto como del amante, del mago y del guerrero?.
La verdad, es que habemos poquitos...





10 comentarios:

  1. ufff, totalmente identificada con el 3, pero con harto del 2 por el "principe azul"....que complicado!!!
    Paula

    ResponderEliminar
  2. Puchas, Francisquito! Te seguiré esperando entonces!!
    Francisquita

    ResponderEliminar
  3. ¿Y que pasa si a uno le gustan todos esos ánimus?, y si en algún minuto de la vida, también fueron parte de una característica de una misma, ¿quiere decir que el ánimus aún anda perdido?

    ResponderEliminar
  4. "La verdad, es que habemos poquitos..."
    - ¡Sáaaaaaaaaaaahhh! Viene muy de cerca la recomendación...

    Claudia

    ResponderEliminar
  5. ummmm... si, deben haber muy pocos, de ahí se entiende mi situación.... chuata!!!

    ResponderEliminar
  6. Francisco la verdad me gusta tods estos arketipos, pero kon los años descubri ke puedo ser inmensamente feliz sin inguno de ellos..porke ? porke ellos me coartan me limitan, eso ya no me hace feliz..

    muchos pero muchos cariños para tí.

    polet

    ResponderEliminar
  7. Francisco, a mi me intriga cuando dices "si aprende a desarrollarlos....". Yo, feliz!, pero cómo lo hago????
    la verdad es que eso de ser Lara Croft, pero con un tipo que me haga conocer el mundo es mi tema, pero cómo desarrollo mis animus (o si es que somos solo uno), porque lo haría encantada, a ver si aparece el tipo indicado.....

    ResponderEliminar
  8. Anónimo, confundes Arquetipos con Estereotipos. Nadie puede vivir "libre" de los Arquetipos, porque ellos configuran la estructura psíquica del hombre de modo inevitable. Si se puede vivir lejos de los Estereotipos, esos moldes de prejuicio y normatividad. Pero eso es otra cosa.

    ResponderEliminar
  9. que buen documento justo estoy ahora sanando mi animus.. que parece que me esta neurotico pero yo me identifico con el mago .. aunque mi padre era menos que
    el 1 osea cero... eso es la media cagadita .. un abrazo gracias!!

    ResponderEliminar