02 mayo 2010

Lo esencial es invisible para los ojos.


Nasrudín cruzaba semanalmente la frontera con su burro. Los guardias fronterizos, muy desconfiados,  le revisaban minuciosamente a él y a sus alforjas, buscando contrabando, pero nunca  le encontraron nada.
Pasados algunos años, Nasrudín vino a encontrarse de casualidad en una ciudad lejana con uno de los guardias. Éste, que reconoció de inmediato a Nasrudín, le dijo:
-¡Nosotros sabíamos que algo tu contrabandeabas por esa frontera, pero nunca te hallamos nada!. Dime: ¿pasabas contrabando?.
-Sí- respondió Nasrudín.
-¡Ahá!. ¿Y que contrabandeabas?.
-Burros.


2 comentarios:

  1. Hola Francisco:

    Lindo el texto: el cuento, la imagen y sobretodo, el hecho de compartirlo con otros lectores y otras vidas. Todo sería pefecto si le pones la "s" que le falta al artículo...

    Claudia

    ResponderEliminar