27 junio 2010

El diálogo interno.

De camino a su monasterio, dos monjes budistas se encontraron con una hermosa mujer en la orilla de un caudaloso río. Ella no podía cruzar, así que uno de los monjes se la echó a la espalda y la pasó a la otra orilla.
El otro monje estaba absolutamente escandalizado y durante dos horas le estuvo censurando por romper la Sagrada Regla de que los monjes no podían tocar  a una mujer.
El acusado escuchó pacientemente el sermón hasta que le dijo:
-Yo dejé a esa mujer en la ribera del río hace 2 horas atrás, y ¿eres tu quien la carga ahora?.

En las tradiciones filosóficas de oriente y en las enseñanzas de Don Juan Matus descritas por Carlos Castaneda, se utiliza con frecuencia el término "diálogo interno". 
El díalogo interno se refiere a esa eterna conversación que mantenemos con nosotros mismos, día tras día, una especie de monólogo desde donde revisitamos el pasado, fantaseamos del futuro, seguimos conversando con nuestro jefe y le decimos lo que nos callamos, nos culpamos, describimos y opinamos. 
Nos hablamos constantemente acerca de nuestro mundo y de esa manera lo definimos y lo achicamos, sosteniendo la realidad con este discurso.
Sigue...


El diálogo interno comienza en la temprana infancia con la educación que entregan los padres y luego el play-group, el jardín y el colegio harán el resto.  Ellos nos definen las cosas. Por ejemplo, la mesa es para comer. Pero el niño ve en la mesa un castillo, un dragón de cuatro patas contra quien luchar, o una estructura de juego de plaza para escalar, pero los adultos le insisten: ¡la mesa es para sentarse a comer!. Esa avalancha de definiciones van de a poco empequeñeciendo la vastedad de posibilidades del universo.
Dice Carlos Castaneda: “Nos hablamos incesantemente a nosotros mismos acerca de nuestro mundo. De hecho mantenemos nuestro mundo con nuestro diálogo interno y cuando dejamos de hablarnos sobre nosotros mismos y nuestro mundo el mundo es siempre como debería ser. Con nuestro diálogo interno lo renovamos, lo encendemos de vida, lo sostenemos. No solo eso si no que también escogemos nuestros caminos al hablarnos a nosotros mismos. De allí que repitamos las mismas elecciones una y otra vez hasta el día en que morimos porque continuamos repitiendo el mismo diálogo interno una y otra vez hasta el preciso momento de la muerte. Un guerrero es consciente de ello y lucha por detener su diálogo interno.” 

La meditación tiene por objeto entrenar la mente a parar y disminuir esa agotadora cháchara. Es inevitable y forma parte de la vida, pero hay diálogos internos neuróticos, obsesivos, donde la persona se da vuelta en 2 o 3 conceptos, y mastica como un rumiante culpas, se da vueltas en la víctima o en los sueños de poder, llora su destino, la falta de dinero, la soledad, la gordura, ese amor perdido, etc. Lo que menos le faltan a la mente son temas. Es como bien muestra la imagen  de los patos, una pésima costumbre para mantener la cabeza debajo del agua, ignorantes de la realidad.
El monje budista que critica está anclado a una idea, a un prejucio, y desde ahí observa y define el mundo. El monje que  ayuda a cruzar a la mujer el río, toma lo que viene y luego lo suelta, abierto, sin guardarse complejos, errores, o dogmas y sigue adelante en silencio atento a la realidad.
Meditar se refiere no solo a ponerse en posición de loto en el suelo e intentar parar el flujo de pensamientos. Ese es el estereotipo. Meditar es cuando hacemos una sóla cosa, y todo lo demás desaparece: si lavo platos, lavo platos; si camino, camino y si escribo, escribo.  Se refiere a concentrarse en lo que uno hace y en ello fundirse en esa acción. El yo se extingue. 
Es común ver a un sujeto manejando su auto y al mismo tiempo hablando por celular y escuchando música y conversando con el que va al lado. El colmo es la musiquita a uno le ponen al teléfono cuando lo dejan en espera, como si nos fuese a dar un ataque de pánico por esperar en silencio unos segundos, o los gimnasios donde uno hace bicicleta estática ¡y además ve TV.! El deporte, el ejercicio, ya de por sí bajan el diálogo interno, pero la modernidad y el sistema no quiere que nadie se acuerde de mirar ni tome conciencia. ¡No vaya a ser que despierten y se rebelen y dejen de pagar el dividendo y la CMR!.
Las personas vivencian el silencio cuando se van por unos días a un lugar retirado, en que las primeras 48-72 horas estan inquietas y ansiosas. Falta el jingle de la tele, los problemas, el ruido blanco de fondo de la mente que a uno le mantiene ocupado. Como al cuarto día, en el medio de la naturaleza, los procesos mentales se van acallando y el ruidito interno disminuye. Aunque algunos no lo soportan y salen arrancando.


Durante 4 años viví en unas montañas al interior de Bahía, en Brasil,  en un Parque Nacional llamado A Chapada Diamantina, donde no había luz, se llegaba por un largo y serpenteante camino de tierra, el hospital más cercano estaba a 100 kms., y no había teléfono nenhum. Algunos turistas llegaban, les daba la pálida, y se marchaban a las 24 horas. Rapidinho.  XD
Las "plantas de poder" o sustancias enteógenas (que despiertan el dios interior), léase LSD, ayahuasca, hongos mágicos, peyote, tienen el poder de parar de inmediato el diálogo interno. La persona se queda calladita  de una, y ahora mira el mundo sin ningún barullo en la cabeza, como si fuese la primera vez, como mira la realidad un niño de 2 años.
Muchas personas caminan mirando hacia abajo, o con la vista perdida pues están muy ocupadas "dialogando consigo mismas".
Cuando salgo con mi hija a caminar y pasear tenemos un juego: sólo vamos a conversar de aquello que se nos cruce en el camino. La realidad, el aquí y el ahora nos va a poner el tema. Nada de que tengo un cumpleaños la semana que viene y de que me pongo, o que a la Luli le fué mal en matemáticas o que la profesora de inglés es una pesada (hay otras instancias para eso). Es hacer lo contrario de aquellos que caminan por el borde del mar y van pensando en la pega, o como su madre les destruyó la vida.
Saltar afuera de la cabeza cuando se cruza la obsesión, mantenerse leyendo siempre, el ejercicio, el yoga, la meditación,  aprender a desenchufarse,  el deporte, el arte,  cualquier actividad que exija concentración total, el ajedrez, los videojuegos, los juegos de mesa, la danza,  son herramientas para mantener a este motorcito a bajas revoluciones y proporcionarle una salida creativa.
La mente sirve y mucho. Pero también es una trampa. El diálogo interno sin control y neurótico  puede ser una molesta vuvuzela en la oreja.
Vivimos también en un espacio y una realidad psíquica interna. Está el afuera y está el adentro. Y pasamos harto rato con nosotros mismos. Que éste sea entonces de la mejor calidad y desarrollar un swicth donde uno prenda y apague la radio.



9 comentarios:

  1. Estuve una vez en un grupo en que las meditaciones se hacian en posicion del loto y punto. La cabeza me gritaba ponte comoda...me di cuenta que habia cambiado el ruido de la chachara rumiante por un dolor del cuerpo inaguantable, hasta que aprendi que cualquier cosa que se hiciera en silencio desde el corazon, y poniendo alli la atencion amorosa era meditacion. Para mi pintar y sumergirme en colores y formas es una manera de acallar la mente, pueden pasar faciles las horas y asi me renuevo. Ahora estoy en el paso siguiente , tratar de llevar ese estado al quehacer del diario vivir, en esa ando
    Soltar la mochila rumiante de culpas y deseos me cuesta por Dios...es como una mochila muleta. Poco a poco creo que voy avanzando .
    gracias Francisco IA

    ResponderEliminar
  2. He aprendido que estar en el departamento y no poner
    música, es rico, leer, en vez de ver un programa de TV. me relaja más, creo que es un poco esto que tú nos relatas!!! aunque muchos no lo entenderán!!!ya que es un proceso que cuesta mucho!!!!absolutamente recomendable, bordar es como pintar mandalas, acallar la mente ayuda a vivir mejor
    gracias profe!!!! ere mí gurú!!!

    ResponderEliminar
  3. que pasa si has buscado formas de callar el diálogo interno...y te das cuenta que nada funciona?

    ResponderEliminar
  4. aquietar la mente no sólo detener los pensamientos o la actividad intelectual, o meterse en otras actividades que nos mantienen ocupados (bordar, leer, ver tv, jardinear,pintar). Lo que entiendo de artículo: es no hacer juicios y permanecer en el presente. Creo que muchos lo pueden (podemos) entender y como cualquier aprendizaje es necesario practicar y no desalentarse. Hemos vivido años con la chachara mental...Saludos, Eduardo

    ResponderEliminar
  5. "que pasa si has buscado formas de callar el diálogo interno...y te das cuenta que nada funciona?"

    Algo estas haciendo mal que no lo has descubierto. Todos tenemos un botón de apagado.

    Puede ser leer, el sexo, lo creativo, correr... Se me ocurren cien cosas.

    Paralelamente hay asuntos, personas y circunstancias que le ponen mas basura a la ya congestionada cabeza. Es vital identificarlas y controlarlas. Y si son incontrolables, es hora de tomar rumbos mas amables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo normal seria hacerlos por segundo concentrarse en cosas o puntos y por su puesto estar en un lugar callado ( ten encuenta que a carlos castaneda le tomo un año en lograrlo y lo logro por que el miraba un punto en el horizonte logrando tener una vista de 180° y lo hacia cada ves que caminaba en la calle.

      Eliminar
  6. A veces solo basta con detenerse un rato, el domingo salí a secarme el pelo al aire y pude oír el canto de los eucaliptus que se secaban las gotas de neblina , los pájaros carpinteros hacían otro canto, la tierra estaba húmeda, mi hijo inventaba un nuevo baile desde adentro y nos unimos todos, latido, hojas, niño, pájaros.

    ResponderEliminar
  7. muy interesante tema!!! para mi, que apenas me doy cuenta que ese monologo, me esta haciendo perder el poder de, disfrutar del aqui y del ahora.

    ResponderEliminar
  8. Carlos Fabián Vazquez (Bs As, Argentina)febrero 26, 2012 11:07 a.m.

    Parar el diálogo interno como una tarea en sí creo que es algo difícil, especialmente para aquellos que no tienen una inclinación natural, un 'alma' curtida. Hay gente que lo logra sin más que proponiéndoselo y que alcanzan estados de conciencia que a otros nos cuesta. La clave para nosotros, los que no podemos para el diálogo así de fácil, pasa por prepararnos no sólo para detener ese diálogo, sino haciendo otras tareas que ayuden a ese logro. He leído a Castaneda, a Osho, etc y siempre aluden a la importancia personal, al ego, como responsable de dicho diálogo. Si nos sentimos importantes, si todo nos ofende o nos molesta, si nos sentimos desdichados, una hoja a merced del viento, si toda la responsabilidad pasa por los demás, por los otros, por una fuerza ajena a nosotros mismos, no podremos detener ese diálogo. Hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar nuestra forma de desenvolvernos cotidianamente y de ahorra esa energía que se derrocha con el diálogo interno. Leyendo sobre el tema, de repente se me presentaron momentos en los cuales detuve mi diálogo interno sin saberlo, sin siquiera tener conocimiento de que existía, y sólo ahora que sé de él y estoy intentando detenerlo caí en la cuenta: fueron momentos especiales, donde me encontraba disfrutando al 100% de algo, por ejemplo en el río, practicando un deporte que viendolo en restrospectiva me sacaba literalmente de mi mundo para transportarme a otro ambito: recuerdo estar en medio del río, parado sobre mi tabla de windsurf. Mi vida dependía de mí, de los elementos: el agua, el viento. No había nadie a quién pedirle ayuda si algo salía mal, era como un desafío, yo utilizando los elementos y mi fuerza para conseguir algo cuya única finalidad era disfrutar, era gozar de la velocidad que tomaba la unidad compuesta por mi tabla, la vela y yo, luchando contra el viento y las olas, pero no era una lucha a muerte, ni un desafío para dominar o vencer los elementos, sino una comunión entre nosotros, donde nadie ganaba o perdía, no había victorias ni derrotas, solo un infinito goce, una soledad hermosa, no necesitaba a nadie y nadie me necesitaba, la libertad de esos momentos erainfinita. La vista era sobrecogedora: agua y horizonte por un lado, la costa, nubes y el sol comenzando a ponerse del otro lado... esos momentos los atesoraba mucho, los tenía como momentos de mucho placer. Ahora, en retrospectiva comprendo que lo que hacía mágicos esos momentos y me llenaba de libertad, energía, felicidad y plenitud era el cese del diálogo interno y el tener totalmente el control de mi vida sin estar atado a los demás: como decía Don Juan, estaba totalmente solo pero en esa soledad no me encontraba solo: tenía todo lo que necesitaba.

    Como ese momento recuerdo esporádicamente otros momentos, y como dice más arriba, cualquier actividad en la uno se haga uno con lo que hace sirve: cocinar, tejer, correr, nadar, dibujar, leer.

    Espero que les sirva de ayuda para aclarar un poco más como detener el diálogo interno para aquellos que no lo logramos tan fácilmente. Es una tarea acumulativa, y llega cuando uno menos lo espera. Suerte!

    ResponderEliminar