17 mayo 2011

El ejemplo.


Sr. Cardenal Francisco Javier Errázuriz:

Me enteré por la prensa, que el Arzobispado le está comprando una casa en la calle Suecia para que pase allí junto al actual Obispo de Temuco que también se retira, sus últimos años. Grande fue mi sorpresa cuando la información precisó que el costo de esa casa correspondía a $240.000.000, pagados con dineros de la Iglesia. Es una casa grande para sólo dos personas.
Dada las actuales circunstancias de crisis en que se encuentra su institución le propongo que deseche de inmediato esa opción, y le diga a sus pares que le  arrienden una casita en la Población La Legua. O en _______________ [inserte población/pequeña capilla popular]
Pase sus último años allá. Coma, duerma, pasee por las calles de la población, conozca los vecinos, sus niños y sus viejos. Converse con pastabaseros y angustiados. Compre en el almacén de la esquina, dese unas vueltas por su consultorio y pruebe las sapaipillas con ají que se paladean en sus esquinas en este otoño.
Sé con certeza que la sola presencia suya diaria por estos pasajes influirá de manera poderosa entre sus gentes, quienes al verle comprar marraqueta para la hora de once y sentado en la plaza a la hora del solcito, sentirán con inusitada y renovada fuerza el  potente mensaje del Evangelio.

Atte., disculpe y salu2.

2 comentarios:

  1. por esa y por muchas otras razones hace muchos años que dejé de ser católica.............

    ResponderEliminar
  2. El problema no es del chancho sino del que le da el afrecho. ¿De dónde salen esos $260.000 millones (leí esa cifra en el portal de terra; a lo mejor le hicieron un descuento)? de los bolsillos de los giles que van a misa los domingos, sino de dónde.

    ResponderEliminar