03 enero 2010

UNO.


Cuando el UNO creó el tiempo y el espacio a través del Big-Bang, éste se esparció a una velocidad increíble avanzando a través de la infinitud del espacio que iba  originando Todo lo que conocemos hoy estaba allí antes del Big-Bang bien apretadito: las galaxias, los agujeros negros, nuestro planeta, moros y cristianos, chunchos e indios, juntos todos en reposada y magnífica promiscuidad.
El UNO era indivisible, solido, una minuscula particula que lo contenía todo. Su tamaño era infinitesimal. De hecho a mucho menos de 1 segundo despues del Big Bang, el universo era 100 trillones de veces mas pequeño que un átomo. La temperatura de ese momento da una idea de la energia liberada: 10 elevado a 32 grados.
Los trazos de esa gigantesca expansión se pueden registrar aún, así que queda claro que compartimos un origen absolutamente común. Somos hijos del Sol, y el Sol es hijo de esta explosion original. El satélite COBE, Explorador del Fondo Cosmico, fue construido para captar la "radiacion de fondo de microondas", y documentó esa energía. Antes del Big-Bang no existían ni el tiempo ni el espacio.
Es como si el UNO en determinado instante se hubiese dividido, en un movimiento sutil que desencadenó una gigantesca liberación de energia. Fue como una célula que se divide. Y de alli se fracciona otra vez y otra mas, y de la multiplicacion resultante genera este organismo llamado Cosmos.

Continúa despues del salto de página.



¿No nace asi mismo acaso la vida entre nosotros?. Lo que es arriba es abajo.
Lo que llamamos Dios es ese movimiento incesante del Universo que se inicio en la hora 0, y que permea todo. Lo que captamos la raza humana con nuestros sentidos, miembros, aparatos tecnológicos, son los trazos de ese viaje.
Se dice que un día se va a detener. Va a llegar al punto de que se agote la energía de la explosión original, y de la entropía y la dispersión máxima el Universo va a hacer el viaje inverso encogiéndose  hasta la semilla.
¿Y cual fué el propósito de que la Unidad decidiera emprender este viaje?.
Se pudo haber quedado quietecito, inmovil en su inverosimil diminuto tamaño. No pagaríamos impuestos.
¿Curiosidad y hambre?. Curiosidad de explorar las infinitas fronteras y hambre de  experimentar a traves de las conciencias creadas, sea piedra, orgánico,  energía o polvo, el contenido del Universo. ¿Amor?.
Si el UNO esta en cada átomo, entonces significa que es un tremendo vividor. intenso Se alimenta, experimenta y regocija de cada molécula que existe. La creación paladea  a cada instante su creación.


Entre los Pueblos Originarios de Mesoamérica, se cuenta lo mismo en la forma  de una gigantesca Águila que con sus garras y pico afilado devora en el momento final cada pizca de  nuestras conciencias pues se alimenta de ellas.
El UNO es la vida y la muerte, y durante la danza final, antes de devorarnos y volver a sus entrañas para ser digeridos y transformados en otra forma de  energía, el coyote, el mañio o el hombre, le deben narrar al Aguila su historia, aquello que vieron, sintieron, olisquearon, dolieron, entendieron, durante su breve tiempo en el planeta.
Una batalla sangrienta, un nacimiento, galaxias chocando unas con otras, el zumbido de las alas del colibrí. En su curiosidad voraz, el UNO quiere vivirlo todo. No hay bueno ni malo.

El estallido original aún no se detiene y sigue su curso alimentándose de  conciencia de  estrellas.

1 comentario:

  1. Tenemos que aceptar que la energía degradada en todo el Universo y a través del tiempo ha sido mucha, muchísima energía. Además debemos tener en cuenta toda esa energía que permanentemente irradia y que siempre ha emitido toda la materia CONOCIDA. Esa gran cantidad de energía (luz y todo tipo de ondas electromagnéticas) se irradian en todas las direcciones y viajan por el espacio.
    Será que nos hemos preguntado: ¿qué sucede con toda esa energía?, ¿dónde está?, ¿para donde se va?, ¿para que sirve esa energía? O será que, alguna vez, le hemos dado respuestas satisfactorias a estas preguntas.
    No será que en algunas oportunidades confundimos esa gran cantidad de energía degradada y dispersa por todo el universo conocido con supuestos “restos fósiles del Big Bang”.
    El descubrimiento de la radiación del fondo de microondas es otro ejemplo de un fenómeno real detectado y medido, pero mal interpretado.

    El fondo cósmico de microondas no puede ser ni el eco del Big-Bang, ni sus supuestos restos fósiles, por varias razones que se caen de su peso:

    1. Cuando se produjo el Big-Bang, según sus defensores, no existía nada, por lo tanto, la onda expansiva o la energía liberada de la gran explosión no pudo haber chocado con nada para que se produjera un supuesto eco o secuencia de ecos que todavía puedan ser detectables en nuestro planeta. El eco son ondas que rebotan en algún obstáculo que encuentran en su camino. La onda expansiva de la gran explosión tuvo que alejarse del sitio donde se produjo, formando una gran esfera en su frente energético en crecimiento explosivo, abriéndose paso entre la nada, y que al no encontrar ningún obstáculo, debe haber seguido creciendo indefinidamente y pasó hace ya miles de millones de años por este sitio, por donde posteriormente se formó nuestro planeta, por lo tanto actualmente, donde está la tierra, es imposible detectarse ningún eco proveniente de la tal explosión.

    2. La energía liberada en el Big-Bang, como la de cualquier explosión, debió haber sido emitida de un solo golpe, con una misma intensidad y en un solo instante y no debió de haberse emitido durante un intervalo de tiempo considerable, primero con gran intensidad y luego, después de mucho tiempo continuar una emisión débil, como para que todavía hoy estén llegando sus restos directamente hasta nosotros y se estén detectando como los llamados o los supuestos: “Restos fósiles del Big Bang”. La única posible onda producida por la supuesta explosión ya va supremamente lejos de nosotros en el tiempo y en el espacio y viaja alejándose de nosotros.

    Cómo hoy vamos a poder detectar algo que pasó por aquí cuando nosotros todavía no existíamos, hace ya más de 5.000 millones de años que tiene la tierra.

    Amigos del Big-Bang y de la inflación, por qué no se inventan otra “Prueba Reina” más convincente para su teoría.

    Este argumento hace parte del libro Nueva Teoría sobre el Universo martinjaramilloperez@gmail.com envíame tu correo y te remito el libro gratis.

    ResponderEliminar