09 enero 2010

Palillos de Marfil.

"Cuando el rey pidió palillos de marfil, su viejo tutor se preocupó. Temía que en cuanto el rey tuviese los palillos de marfil para comer, no se contentaría con la loza de barro y querría vasos de cuerno de rinoceronte y jade. Y en vez de porotos y verduras, pediría manjares exquisitos, como cola de elefante y cachorros de leopardo. Difícilmente estaría dispuesto a vestir telas burdas y a vivir bajo un techo de paja. Y encargaría sedas y mansiones lujosas.
-Y el temor de adonde conducirá todo esto, me inquieta-, dijo el viejo.
Cinco años después, en efecto, el rey tenía un jardín repleto de frutos y su casa llena de manjares, torturaba a sus subditos con hierros candentes y se embriagaba en un lago de vino. Y así perdió su reino".

Esta antigua historia china, está hoy proscrita y quien la lee corre el riesgo de que le quiten su RedCompra, CMR, Visa, etc. Háganla circular piola.

1 comentario:

  1. que bueno el cuento ¡¡¡. O sea que los chinos sabian hace miles de años lo que nos iria pasando y lo que ellos mismos estan bailando... ¡como no querer mas si esta "todo disponible" "todo al alcance de la cuota", y eso nos da un instante de "poder - tranquilidad - sensacion de exito - de prueba superada" de incluso confianza en mi porvenir: "voy avanzando".. pero al otro dia, al despertar, todo sigue igual, nada ha cambiado sustantivamente, y vuelvo a buscar algo, que prometa cambiar mi condición.. un nuevo auto o un nuevo maestro - gurú.

    esther alejandra medel

    ResponderEliminar