18 abril 2010

El ánima.


El ánima es el aspecto femenino interior de un hombre. Ella es la personificación de sus tendencias femeninas en la psique.
Hemos conversado que psicológicamente somos bisexuales. Las mujeres tienen en su inconsciente un hombre y los hombres tenemos en nuestras entrañas una mujer. Para seguir y entender el hilo completo, si erís pollo, hace click al final en el Índice, donde  dice "El Arte de Soñar", o  en este mismo posteo en "etiquetas"
El ánima  se identifica inicialmente con la madre, que es la primera mujer con la que un hombre tiene contacto. Ella lo abraza, le cuida, le amamanta, le acaricia, o lo desteta tempranamente, le critica, le hace sentir su malestar por verse atada a él.
Esa mujer interior en un hombre tiene influencias muy importantes en la vida de éste. ¿Qué quiere nuestra ánima de nosotros hombres?...
A la vuelta algunas respuestas.

Nuestra psique es un escenario. Por éste circulan distintos personajes. Tenemos a nuestro niño, al señor don responsable, a la victima, el ánima, el viejo sabio, el mañoso, el conquistador,  etc., etc.
La mesa redonda del Rey Arturo es la mejor manera de ejemplificarlo. En la mesa se sientan el Rey y sus caballeros. Que sea redonda significa que todos tienen la misma importancia, y cada uno de ellos está a la misma distancia del centro. Arturo es el self, el alma, el si-mismo,  aquel que tiene la última palabra, y los representa a todos. Cada caballero/personaje de nuestra psique habla, tiene su visión del mundo, propone y actúa. Es deber de Arturo dejar que todos se expresen. Tanto los buenos caballeros, y los malos caballeros. 
Sin embargo en muchas ocaciones uno de esos caballeros, por ejemplo Sir Víctima, da un golpe de estado, se apodera del lugar de Arturo y manda a éste al calabozo. Sir Víctima hablará mas fuerte que el resto y a contar de ahí tendrá el control total. En la metáfora del escenario, saca al resto de los personajes de la escena, los manda para los bastidores, y organiza una nueva pieza teatral que se llama  "monólogo".
Cuando esto ocurre hablamos de "posesión", tanto en el antiguo significado mágico como en el psicológico: una de mis tantas partes se ha acabronado y conduce el barco de manera dictatorial. Si Sir Víctima se hace con el poder, las consecuencias serán nefastas para esa personalidad, que se volverá quejosa, sin fuerza, achacando responsabilidades al resto a diestra y siniestra, y con muy baja energía. El self/alma se encuentra encarcelada. La neurosis se instala.

 
El ánima puede tener muchas consecuencias en un hombre. Ella es la encargada de acercarlo al amor, a la espiritualidad, a los sentimientos, a la sensibilidad por la naturaleza, a la capacidad de amar a sus hijos, y  lo relaciona  y conduce a través de su inconsciente, como la Beatriz de Dante. Ella es la mensajera del alma, y se expresará a través de intuiciones, creatividad y los sueños.
De hecho el rumano Mircea Eliade, gran historiador de las religiones y filósofo, encontró que la mayoría de los chamanes, desde Siberia, hasta la selva amazónica se visten y disfrazan  de mujer, en el momento de la visión y la catarsis. Nuestras machis son, en general, mujeres, demostrando que aquella que posee la llave de las profundidades, es el arquetipo de lo femenino.
Un hombre debe tomar en serio sus fantasías, masticarlas, ver de que material estan hechas, para descubrir su realidad interior. El ánima puede tener rasgos positivos o negativos. Un ánima positiva entrega al hombre creatividad y capacidad de amar. Es un hombre que sabe  escuchar y que según Jung "puede internarse en el bosque y conversar con los seres que en él habitan". Los rasgos positivos de lo femenino influyen en él: amor, paz, creatividad, fantasía, incondicionalidad, profundidad, entrega, naturaleza.
Un ánima negativa, en cambio provoca serios problemas. Esta mujer interior está formado por lo "malo" de lo femenino. ¿Que rasgos malos tiene lo femenino?: irritabilidad, inestabilidad, inseguridad, susceptible, víctima, indefensa, enrollada,  víbora, etc., etc., etc., etc., etc. etc., etc., etc., etc., etc., etc., etc., etc., etc., etc.,  etc., etc., etc., etc. (bromis xD).
etc.
Imaginémosnos un hombre poseído por un ánima negativa. Ella se ha apoderado del lugar de Arturo. Pues tenemos ahora un hombre sin dirección, donde nada tiene sentido, un hombre lleno de "humores" y estados de ánimo variables. "Ay no me quiero levantar hoy"; "dame un tiempo por que no se lo que siento ni quiero de esta relación"; "no soy nada". O sea los testículos se han desvanecido y dejado lugar a una mina mañosa e insegura. Pero ojo que ella no es él, esta ánima es una parte, un personaje mas que ha adquirido demasiado poder, con la consecuencia de debilitarlo.
En la mitología, los cuentos y la historia, lo vemos en las vampiras, en las femmes fatales, en la bruja que quiere devorar a Hansel y Gretel, en Cleopatra que transformó al poderoso Marco Antonio en un pelele adicto al opio, en Lucrecia Borgia, en la viuda negra que se aparea y después devora al macho, en las sirenas que arrastran a los marinos hasta el fondo del mar para ahogarlos, en la "damisela venenosa" que destila constantes comentarios destructivos y tergiversa la verdad.


Un ánima negativa colma de dudas al hombre y esas dudas lo inmovilizan. Un joven decide marcharse de casa, prepara su mochila, y mientras recoge sus cosas su madre se le acerca, se sienta en una silla y le pregunta,  "¿porque te vas?". Y el responde y ella retruca, y la conversación se extiende, y de la acción el pasa a la palabra, y de la palabra a los sentimientos de dolor de su madre por la partida, y el termina finalmente no yéndose.
Si porque el ánima negativa también puede disfrazarse de una madre incondicional, que siempre le tiene su pieza y su camita al "niño" de 40 años, por si le va mal en la vida. ¡Vuelve, aquí hay lavadora, comida, lo que necesites.! Y el niño si fracasa en su matrimonio, o le va mal en sus proyectos, vuelve a la caverna materna, a su pieza intocada desde la adolescencia, que es un pantano desde donde le será muy difícil escapar. Pregúntenle nomás a la Señora Alicia. :-P
Un ánima negativa puede también manifestarse en un hombre en la forma de fantasias con otras mujeres. El sueña con diosas, con reinas del pop, con mujeres que ve en sitios triple X en internet, y se masturba y deja de ver y sentir deseo por  la mujer de carne y hueso que tiene a su lado. 
Hombres con constantes fantasías eróticas, hombres mañosos, que como aquel cuento de la princesa, podrían sentir un guijarro debajo de los 30 colchones sobre los que durmieron, sensibleros, enrollados, lleno de juegos pseudointelectuales que les impiden actuar, pueden estar poseídos por esta ánima negativa.
Sobre esto Marie Louis von Franz, cuenta una historia siberiana: 
"Un día, un cazador solitario vio una hermosa mujer saliendo de un profundo bosque, al otro lado del río. Ella le saludo con la mano y cantó:
¡Oh ven, cazador solitario en la calma del anochecer!.
¡Ven, ven!. Te echo de menos. Te echo de menos.
Ahora te besaré, te besaré.
¡Ven, ven!, mi nido está cerca, mi nido está cerca.
¡Ven , ven!, cazador solitario, ahora en la calma del anochecer.
Él se quitó la ropa y cruzó el río a nado, pero, de repente, ella voló en forma de búho riéndose y mofándose de él. Cuando trató de cruzar el río para recuperar su ropa, se hundió en el agua fría".
Esta ánima representa los sueños irreales de amor en la psique de los hombres, que los atrae y los aleja de la realidad, destruyéndolos.
¡Ya!, me dió escalofríos y chusto. Recuerden que el ánima es inconsciente y lo usual es proyectarla en mujeres de carne y hueso. Mejor otro día sigo con el tema.
¡Malvadas!.








2 comentarios:

  1. Jajajajaja..alguna vez leiste a Sor Juana Inés de la cruz....."hombres necios que acusais" no somos tan malas.....

    ResponderEliminar
  2. me parece exelente tu manera de apreciar este fenomeno psicologico, gracias buscaba esto en preciso-
    buscare mas de tu forma de expresarlo-

    ResponderEliminar