29 mayo 2010

El desastre y la desidia.


A comienzos de año, Obama, de quien tanto esperábamos, dijo que aumentaría los recursos para explorar y crear mas plataformas petroleras en el Golfo de México. Como motivo argumentó que era la forma de que los EEUU no dependieran del petróleo extranjero.
Recuerdo que en sus discursos como candidato sobre el tema energético apuntaba a otra parte. Las energias alternativas eran clave en su programa. Pero también dijo que retiraría las tropas de Irak, y a las pocas semanas luego de asumir mandó un gigantesco contingente militar a Afganistán.
El desastre del derrame de petróleo en el Golfo de México es uno de los mayores de la historia y el mayor en la historia de los Estados Unidos. El 22 de Abril la plataforma petrolífera Deepwater Horizon a 83 kilómetros de la costa de Louisiana y perteneciente a la British Petroleum (BP) estalló y se hundió en el mar llevándose con ella a 11 trabajadores. El derrame de petróleo comenzó de inmediato. Se van a cumplir 40 dias de un derrame continuo que equivale ya  a 13 millones de toneladas de petróleo vertidos en el mar. Pero ya ha salido a la luz que BP fue una de las compañías que hicieron donaciones durante la campaña de Obama. ¿Tal vez fue esa la motivación de éste de querer promover repentinamente la explotacion de petróleo costas afuera?. Hoy a la luz de los hechos Obama ha debido retirar el proyecto avergonzado.
La foto de arriba muestra el incendio de la plataforma
Sigue a la vuelta.

Hay en estos momentos mas de 4.000 pozos en las aguas del Golfo.  Imagínense la cantidad de ductos  repletos de crudo que atraviesan el fondo marino. En Estados Unidos ya se habla del desastre como "el Huracán Katrina de Obama", recordando la deficiente reacción del gobierno de Bush a la catástrofe de Nueva Orleans.
El gran problema con el asunto es que no se sabe aún como dispersar la gigantesca mancha de petróleo, que por ser una fuga de profundidad, hace que éste se acumula a metros debajo de la superficie. Todos los intentos por sellar el forado han fallado.


El petróleo no se mezcla con el agua, se desliza sobre ésta. y para ello hay mecanismos de contención, como mangas absorventes, trampas, dispersantes, pero todos estos mecanismos habían sido utilizados antes en derrames de petróleo en la suferficie del mar. Nunca se han usado para derrames en la profundidad, por lo que los técnicos llevan ya 40 días sin saber como contener el tsunami negro.
Todas las soluciones son experimentales y no se garantiza ninguna eficacia. 
Aqui uno se pregunta entonces: ¿cómo existe una tecnología tan avanzada para crear estos inmensos pozos de extración en el medio de los océanos, verdaderas ciudadelas, dotarlos de tuberías a cientos de metros de profundidad para llevar el petroleo a tierra y no existe una tecnología para reparar un tubo roto?... 
Porque asi como instalan un tubo en las profundidades, debieran saber como reparlo en caso de que se rompa. Es  básico. Me imagino que algun ingeniero de esas transnacionales petroleras se debe haber preguntado un día: "oye wn, y si se nos rompe una tubería, ¿que onda?".
El hecho muestra de que la tecnología en su mayor parte esta a disposición de la creación de armas mas feroces, de misiles mas mortales, de plataformas que extraigan mas crudo, pero no tiene idea de como sellar un derrame en el fondo del mar. Codicia es la palabra clave. Si una parte del presupuesto de las potencias se fuera a la investigacion en medicina o en tecnologías que verdaderamente ayuden al hombre, tendriamos a estas alturas una vacuna contra el SIDA y no se cuantos avances mas. Nadie sabe como sellar un tubo.


En Chile la cosa tampoco huele mejor. El otro día la empresa Enersis, socio  en el proyecto HidroAisén donó 10 millones de dólares al nuevo programa de reconstrucción post-terremoto "Levantemos Chile". Fué la primera donación y el presidente de Enersis, Pablo Yrarrázabal, fue ni mas ni menos que a La Moneda a entregarle en las mismas manos a Piñera y en presencia de Hinzpeter los 10 millones.
A la salida el ejecutivo de Enersis declaró: "esperamos un trato mas objetivo de la presente administración sobre nuestro proyecto".
Una cara de coima la donación. ¡Pégate un lobby poh!.
El proyecto implica la construcion de 6 centrales hidroeléctricas con una inversión millonaria de 3.200 millones de dólares. Un gigantesco cableado atravesaría medio Chile para llevar esa energia a las ciudades. Hasta ahora de 36 servicios públicos que han examinado el proyecto, 32 lo han rechazado. Pero hay tanta plata de por medio...
Increíbles tecnologías saben como sacarle bien el jugo y estrujar a la madre tierra. Ahora si se les rompe un cable, o se perfora un tubo, no tienen idea como repararlo. Y vamos ya en 40 días y contando. ¡Plop!.
Les voy a mandar a mi gásfiter que con dos alambritos arregla cualquier cosa.





2 comentarios:

  1. Que triste que mientras mas avanza la tacnologia se pierde mas el contacto con nosotros mismos... me da pena ver como los pies gigantes del "progreso" nos aplastan y ahogan nuestras esperanzas...
    Francisco, gracias por volver, te echaba de menos...

    ResponderEliminar
  2. Entonces cuando la tierra tose, cuando ya no puede más con la herida y se levanta, gime y nos sacude, nosotros lloramos un poco y despues seguimos con nuestras vidas

    ResponderEliminar