03 abril 2011

El secreto de los hombres.


Me dijo que lo estaba perdiendo, que él llegaba tarde y parecía desinteresado de ella, que andaba como distraído, que había descuidado la relación, que no se entendían, que lucía cansado, que el brillo de héroe sobre sus ojos se había apagado, y que la vida de pareja dormía y que no sabía como hacerlo.
Le dije que volviera a casa y en cuanto lo viera le agarrara el pene, que sorpresivamente le metiera la mano por sus pantalones y lo tomase con firmeza y poder, y que lo hiciera acabar ahí mismo, y que desde ahora lo besara como si ella se fuera a morir, como si él fuese el último hombre sobre la faz  de la Tierra, y que no tuviera nunca mas vergüenza ni freno y que disfrute y que lo toque cada vez que lo vea, sus nalgas, su entrepierna, su nuca, la espalda, que le revuelva los cabellos con deseo, que se revuelque gozosa sobre él convertida en una bacante, que abra todos sus orificios, que le corra la paja y que deje que el se venga sobre sus senos, y al día siguiente en su boca, y al siguiente sobre sus párpados y que se quede ciega por unos momentos muerta de risa, que brinde con su semen, que le repita que está caliente, y que acaben todos los santos días sin saltarse niuno, y que se masturbe delante de él, y que se despierte a mitad de la noche ardiendo y que  respire sólo sobre su nuca temblando.
El otro día la vi. Siguen juntos.

12 comentarios:

  1. de puta madre ese consejo, eso me falto ,ser mas viva no tan solo decirme, a es una etapa ya pasara , ese consejo me hubiera talvez salvado de perder a el amor de mi vida o talvez no lo era?.
    que putada

    ResponderEliminar
  2. Que lata esforzarse tanto por retener a alguién valdrá la pena tanto esfuerzo???

    ResponderEliminar
  3. no le pongas tanta cabeza, asi no sera tanto el esfuerzo

    ResponderEliminar
  4. fascinante el enfoque, a veces las minas somos tan pajeras y nos decimos "Intensas" cuando en realidad somo "pajeras", finisimo el consejo, idolo!

    ResponderEliminar
  5. Otra Historia

    Ella se quedó con él porque cada vez que hacían el amor, el le decía que la amaba, porque él la miraba y la encontraba hermosa aunque ella ese día tuviera unas ojeras enormes, ella se quedó con él porque cuando nacieron sus hijos, él estaba ahí para abrazarla, porque cada vez que el vuelve del trabajo, algo de ella nace de nuevo, porque cada vez que pueden ven juntos las estrellas, porque antes de amarse por las noches él la toca entera para despertarla y porque antes de conocerlo ella era tan muda y con él supo que tenía palabras.

    perdón, es que soy tan romántica


    Carolina

    ResponderEliminar
  6. Más que esfuerzo es aprender a gozar como ellos, sin darle tantas vueltas al asunto...

    ResponderEliminar
  7. Si se pudiera mantener ese equilibrio entre las dos historias seria perfecto, sublime, simplemente maravilloso...

    Luz

    ResponderEliminar
  8. Primero pensé "¿cómo no se me ocurrió antes? si la solución es tan fácil". Después me acordé de los pies cansados y lo bien que se sienten en agua tibia unos minutos, y de las cosas sucias en la lonchera y la comida del día siguiente, en revisar la página del tiempo y la ropa del día siguiente, en los correos por revisar, en los materiales de la pega para mañana, en la ropa que quedó tendida desde la mañana, en las plantas que necesitan riego, en las cinco horas que alcancé a dormir anoche y en....tanta cosa prosaica que te pone la vida por delante a cada rato.
    ¡¿No será demasiada energía puesta en retener a alguien que si anda tan desinteresado y volado y descariñado seguro que tiene otro negocito por fuera?!
    Yo me agoté de sólo pensar en ser tan caliente permanentemente.

    ResponderEliminar
  9. Es un consejo que conviene aplicar no por retener a alguien, sino por hacer que la vida sea más rica, más picante. Cuando el otro pierde ese gusto... nosotras también. Y es esperar que el otro despierte?...de pronto se cansó de intentar romper con esa rutina que ángela muy bien comenta y no nos dimos cuenta. Por mi parte, trato de pensar que cualquier día esa persona im portante puede faltar y entonces la gata en celo llega al hogar, llega la geisha, la que hace una comida rica, la que prepara los traguitos aunque lleguemos cansados y ...finalmente, a pesar que la vida lo intente, seguimos pololeando...porque en él también aparece el otro que no se rendido a la rutina. que rico no??? Ana María

    ResponderEliminar
  10. La historia de Carolina donde el "ser mujer" se define por el "ser hombre" que pueda poseerla, me parece un poco retro fuera de cualquier conducta libertaria. Yo soy sólo porque tu existes, es un mandamiento religioso que niega la autonomía de mi territorio (mi pensamiento, mi cuerpo, mi yo). Sin embargo no niego la dulzura.
    Concuerdo con Ángela al pensar que la vida, a veces, nos quita un poco la energía para gozar y gozarnos. Creo que todo desenfreno de una mujer suele mirarse como exageración o acto de mal gusto por los ojos conservadores. Por lo que es un desafío para Nos-Otras desenfadar lo primitivo y alimentar las fantasías para luego gozar el ser.

    ResponderEliminar
  11. Eso es falso intenté aquello por naturaleza ...
    Mi pareja igual quiso terminar pero quería seguir teniendo sexo conmigo

    ResponderEliminar
  12. Ojalá alguien le diera este consejo a mi mujer, y a tantas otras que hacen lo posible por que uno pierda el interés.

    ResponderEliminar