22 junio 2011

Te amo te odio.


Un hombre de treinta y tantos años sueña una noche: "Estoy en Paris en el museo d´Orsay. Sobre una escalera de mármol parada en lo alto aparece Fernanda. Tiene los cabellos mas largos que la realidad y luce un vestido suelto y hermoso que aparece movido por un invisible viento. La luz entra por los ventanales a raudales iluminándola a ella y a la escena. Luce magnífica".
La experiencia de lo femenino en la psique de un hombre se le llama ánima. El ánima en un hombre mezcla tanto los rasgos positivos como los negativos de una mujer. Entre los primeros encontramos la creatividad, la paz, la incondicionalidad, el sentimiento. Entre los negativos, la manipulación, lo posesivo, el descontrol.
Algunas semanas después, el vuelve a soñar con ella:
"Veo una mujer bella de tez blanca. Ella es como Fernanda. Viste entera de negro, con una falda corta. Sus medias son también negras. Repentinamente me toma el dedo gordo de la mano derecha y me lo dobla hacia atrás. Me duele mucho. Después nos sentamos. Yo intento darle un beso. La mujer entonces abre su boca y de ella sale un hálito negro que entra en mi cuerpo. ¡Es demoníaco!. Me da miedo. Ella es como el diablo".
Sigue...
El soñante tuvo una muy breve relación amorosa con Fernanda.  Durante las pocas pero intensas oportunidades en que se encontraron él la elevó hasta alturas insospechadas. Era un diosa. Ella le devolvía la vida con su presencia y el se sintió mas vital, la vida recobró  nuevos sentidos.  Era capaz de recorrer cientos de kilómetros por verla unos instantes.
Ambos sueños ocurren una vez terminada la relación.
Fernanda es un mujer normal, pero en nuestro primer sueño aparece claramente divinizada y exaltada. El Museo d´Orsay en Paris es un lugar que le rinde culto a la belleza y a la luz: allí es donde se exponen los impresionistas. El soñante conoce este museo y le considera uno de los  lugares mas hermosos que ha visitado. Fernanda es representada como una diosa, con rasgos de Afrodita, rodeada de un entorno que simboliza la belleza y la perfección. Pelo, porte y vestuario lucen exagerados. El sueño en el museo muestra la fase de enamoramiento. La mujer bañada en luz.
En nuestro segundo sueño, Fernanda pasa de diosa a ser una bruja. Viste de negro y emite un hálito del mismo color que posee al soñante. Ella representa ahora los elementos negativos de lo femenino, atractivos pero destructores. Ella le causa dolor al soñante pues le toma un dedo de la mano y se lo tuerce. Sin embargo a pesar del daño que ella le produce, el insiste e intenta darle un beso. He aquí entonces, justo cuando el abre sus defensas, que ella le posee emitiendo un viscoso y negro aliento.
Tengo un libro que se llama: "Mujeres Perversas de la Historia", de Susana Castellanos. Y bien que lo escriba una mujer, pues si lo hubiese escrito un hombre le acusarían de misoginia. :P
En ella, entre otras, cuenta la historia de Elizabeth Bathory, condesa húngara, perteneciente a una de las mas poderosas familias de su país. Era una mujer hermosa, que hablaba 3 idiomas en una época, siglo XVII, en que los nobles apenas sabían deletrear su nombre. A los 44 años queda viuda, y se transforma en señora feudal de un importante condado de Transilvania. Aparentemente después de abofetear con mucha fuerza a una criada que le cepillaba el cabello ella descubre que la  sangre es un elixir de la juventud. Comienza así sus crímenes y torturas y llega a matar a 630 personas. Su hermosura era legendaria. Fue condenada a cadena perpetua en confinamiento solitario. Belleza y horror juntos.
Cleopatra, Lucrecia Borgia, Mata Hari,  o Lou Salomé que destrozaba corazones. Nuestra mujer de negro actúa de manera similar: es atractiva, genera el deseo del soñante pero le causa dolor y busca destruirle.
No son acaso el amor y la muerte las dos caras de una misma moneda. Amamos pero perdemos nuestra libertad. Amamos y comenzamos a depender, entonces sufrimos. La epifanía producida por la manifestación del amor se acompaña del miedo de perder ese amor.
En el segundo sueño, Fernanda es representada en la etapa del dolor, de la desilusión amorosa. La mujer oscura.
Dos caras tiene el amor. Aquello que amamos también, mas temprano que tarde nos causará dolor. No podemos idealizar a nadie pues prontamente el inconsciente en su afán de equilibrar las cosas nos muestra el lado oscuro de aquello que adoramos.
Fernanda da la felicidad y la quita a la vuelta de la esquina. Nosotros haremos feliz a alguien y le clavaremos el puñal el día menos pensado. Hay un constante toma y quita de luces y sombras por el mundo.
Parece mas sincero siempre decir: te amo te odio.


8 comentarios:

  1. buenísimo!!!!.....Paula

    ResponderEliminar
  2. Me gustó.
    ¡Saludos Francisco!

    Carlos Vargas.

    ResponderEliminar
  3. denisse rodriguezjunio 23, 2011 12:01 p.m.

    gracias ese era el significado o respuesta que estaba buscando ,de por que tanto sufrir cuando te dejan ,de por que llorar tanto,de por que te claban una estaca en nombre del amor o de la felicidad de cada uno .por e eso la iglesia asesino y sigue haciendolo ,por que es en nombre de dios ,y por lo visto cuando las cosas se hace en nombre de dios o del amor todo vale .

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho eso del ánima...

    ResponderEliminar
  5. tienes que leer el otro libro, se llama Diosas, brujas y vampiresas, el miedo ancestral del hombre a la mujer. Cariños Greter

    ResponderEliminar
  6. Cada día me hace feliz tu blog. Lo repaso. Lo comento.No me es indiferente.Cariños Paulina C.

    ResponderEliminar
  7. oye Veronica deja que Francisco cocine,esos ricos fideos con ajo y aceite de oliva,que trabaje y se gane los porotos ,que dedique al amol, a su retoña,que rompa la rutina y de ahi que escriba alguna cuestion pa la vida...........

    ResponderEliminar
  8. todos padecemos algún tipo de neurosis en nuestro ser. debo decir q despues de leerte me senti mejor.

    ResponderEliminar