05 diciembre 2015

Old News.


Hace pocas semanas la OMS, Organización Mundial de la Salud, detonó la bomba: "las carnes procesadas producen cáncer", afirmó.
Después de evaluar 800 estudios sobre el tema, la OMS puso al tocino, las salchichas, los jamones y fiambres, en el Grupo 1 de sustancias que producen cáncer. En el Grupo 1 estan elementos que comprobadamente producen cáncer, como el tabaco, el plutonio, los rayos X, el virus del papiloma humano, y ahora también las hamburguesas y longanizas.
Además puso a las carnes rojas en el Grupo 2A,  grupo que aglomera sustancias posiblemente carcinogénicas para el ser humano. Para la OMS, carnes rojas son aquellas que provienen del músculo de los mamíferos, vale decir de la vaca, cerdo, cordero, cabra y caballo.
Las carnes procesadas en su proceso de salado, o ahumado, o fermentado, son modificadas de manera de aumentar su sabor y hacer de que duren mucho tiempo. Por eso cuando uno va al almacén de la esquina y ve en la vitrina refrigerada un gran trozo de mortadela lisa esperando por los clientes, puede volver a ver el mismo trozo la semana siguiente, y a la siguiente, y mas aún.
Para ello estos alimentos reciben nitritos y nitratos en su procesamiento, que son los elementos cancerígenos.
Comer apenas 50 grs. de estas carnes procesadas al día, aumenta el riesgo de cáncer colorectal en 18%, si se consume diariamente y por un período de un año.
De inmediato los EEUU pusieron el grito en el cielo porque "el estudio atenta contra el sentido común" (son 800 estudios, no 1), y la Federación Europea de Asociaciones Cárnicas también protestó. Era que no.
Inmediatamente uno se alegra por esta valiente movida de la OMS, preocupándose de la salud global, y yendo en contra de las multinacionales de la alimentación y los intereses económicos.
Sin embargo el asunto no es tan feliz.
Tengo un libro hace muchos años, que en inglés se llama "Health Risks" y fue mal traducido al español y quedó, "Como reducir los riesgos de la salud". Fue escrito por el Dr. Elliott Howard y publicado por The Body Press, Tucson, Arizona, en 1986. El año que fue publicado este libro es importante: 1986.


Es un libro sobre Medicina Preventiva, y los distintos factores de riesgo a propósito de las enfermedades mas comunes como la Enfermedad Cardiovascular, Cáncer, Diabetes, Hipertensión Arterial, etc. El libro va entregando a través de sus páginas pequeñas encuestas donde el lector al contestarlas puede ver el grado de riesgo que tiene a propósito de diversas enfermedades comunes. Se extiende sobre los diversoso factores de riesgo.
En el capítulo sobre el cáncer, y en especial sobre el cáncer digestivo, la encuesta  presenta distintas aseveraciones. Cada aseveración de riesgo que uno considere como cierta en su vida genera puntaje, y  aumenta el riesgo de la enfermedad.
Esta es una fotografía de parte de la encuesta sobre ¿cual es su riesgo de adquirir un cáncer digestivo?:


Si como embutidos mas de 5 veces a las semana, llevo +4 puntos, que en la sumatoria final aumenta el riesgo de contraer cáncer. El no comer carne lleva una valoración de -4, es decir baja el riesgo.
El asunto es que... ¡¡¡este libro es de 1986!!!.
Desde hace mas de 30 años que se conoce la relación entre cáncer de vías digestivas y carnes procesadas. La OMS llega un poco tarde.
No es la primera vez: en el documental Fed Up de Stephanie Soechtig (vela en Netflix!), que habla sobre los riesgo del azúcar y como la industria le pone azúcar a todo, se revela que la OMS emitió un informe hace poco mas de 10 años donde recomendaba que las calorías diarias provenientes de los azúcares no debían exceder del 10% diario (hoy es mucho más). Bush hijo, por entonces presidente de EEUU, puso el grito en el cielo, y se resistió a este informe, aduciendo de que era muy dura para la industria alimentaria norteamericana (que de los extensos campos de maíz de Iowa producen el jarabe de alta fructosa que endulza bebidas y un sin fin de alimentos procesados), y que si la OMS no lo cambiaba, EEUU no pagaría los 400 millones de dólares que había comprometido para la organización. Entonces la OMS se retractó. En un planeta con 2.100 millones de personas con obesidad.
La verdad es que la ciencia y el conocimiento humano en salud avanzan mucho más rápido de lo que la industria alimentaria quisiera, y los múltiples intereses económicos constantemente ocultan valiosa información de salud pública influyendo hasta sobre organizaciones internacionales, como es la OMS.

El asunto es que es sabio bajar el consumo de carnes procesadas, en especial en los niños, los que a veces son alimentados y criados con sobreabundancia de embutidos, en especial salchichas y hamburguesas. Son carnes baratas, pero que tiene un altísimo costo en la salud familiar a futuro.

Entonces ¿que como a la once? ¿que le pongo al pan?, preguntará mas de alguien. En la mesa chilena no falta el fiambre. Para empezar palta. Debieran sacar la estrella de la bandera chilena y ponerle una palta. Sobra palta en este país. Rica en acidos grasos monoinsaturados, es un excelente acompañamiento del pan. Pan con palta y tomate por ejemplo. O una puede hacer una pasta con berenjenas. Se cocen cortaditas pequeño (con la cáscara claro) en un poco de agua y se va formando un guiso y despues de unos 20 minutos queda una pasta de berenjena. Se guarda en el refrigerador y se sirve sobre el pan con un poco de aceite de oliva y perejil. Ñami!.


O usar tofu para hacerse un rico sandwich. El tofu es una especie de queso hecho a base de soya. La imagen de arriba lo muestra, Es muy rico en proteínas (tanto como la carne) y bajo en grasas saturadas. Lo venden los supermercados. Cortas una rodaja y lo salteas en soya brevemente al fuego. Sin aceite. Cuando esta dorado por un lado lo das vuelta buscando dorar el otro. En 2 minutos queda listo, y sabroso. Lo pones en un pan acompañado de tomate, palta, poroto verde, etc. Un rico chacarero vegano. La colación ideal para el niño en el colegio. O para ti.

Que las carnes procesadas den cáncer no es nada nuevo.Old news.

7 comentarios:

  1. Muchas gracias Francisco por esta información. Felizmente las carnes rojas no son mi prioridad, estoy tratando de comer sano, pero es muy difícil: hay que estar comprando las verduras a cada rato, porque se echan a perder si no se cocinan en un par de días. Estoy consciente de que comer alimentos procesados no es bueno, pero todavía no puedo convencerme de pasar tanto tiempo en la cocina preparando alimentos sanos !! Todos los días !!! Hay alguna otra persona que tenga tanto rollo como yo, al respecto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las verduras duran 1 semana en el refrigerador. Las frutas, dependiendo su grado de madurez, también alcanzan a durar 1 semana. Ir una vez a la semana a la feria no es para nada a cada rato. Y digo a la feria y no al supermercado, porque en la feria cerca de la casa de cada uno, esa que se instala una o dos veces a la semana, tienen mejores productos, frescos y no congelados como en el super, mayor variedad, y muuuuuuuucho más barato. La fruta y verdura del super es comprada por toneladas, congelada y no tiene sabor.
      La salud parte por casa. El que hace las compras de la casa es el chamán, el portador de la salud del hogar, o es el destructor, aquel que compra venenos y los niños crecen comiéndolos, cimentando la mala salud cuando adultos. El rol de comprar, aprender a leer etiquetas, escoger lo sano es vital en la salud familiar.
      Y cocinar 20 minutos al almuerzo, cosas rápidas y saludables es lo básico.¿Qué prefieres, gastar $45.000 en lipitor mensual para bajar el colesterol, y comer todo procesado, o, aprender a cocinas con menos grasas saturadas, dedicarle un tiempo diario a tu alimentación y no tomar remedios?. Cocinarse es como lavarse los dientes y el baño diario. El que lo hace promueve la salud o la enfermedad en la casa.
      En 20 minutos uno se arma un almuerzo sano y rápido. Cocine escuchando música pues :P

      Eliminar
    2. Francisco, mil gracias por la respuesta !!!! Es exactamente la orientación que necesitaba. En mi casa siempre se cocinó así: 1 vez a la semana feria, y a comer de todo, mi mamá cocinaba,pero a ella le gustaba !!! Yo se ahora que tengo que formarme el hábito, y ser regular en las compras. Por ahora vivo un desorden total en las comidas, pero no puedo seguir buscándole las cinco patas al gato. Muchas gracias de nuevo.

      Eliminar
    3. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

      Eliminar
    4. También es una buena opción una huerta, es increíble la cantidad de comida que puede producir en espacio reducido y con técnicas de cultivo sanas (sin utilizar agroquímicos), y sin mencionar lo liberador que es cuidar plantas para alimentarnos después de ellas.

      Eliminar
  2. Toda la razón en palabras simples y sabias. Un gusto leerlas. A ver si aplico...

    ResponderEliminar
  3. Hola! Estoy muy interesada en el tema, aparte, tengo una monografia que presentar y el libro que nombraste de Elliot Howard me serviría mucho!
    Lo estuve buscando y tengo problemas para encontrarlo, usted sabria donde conseguirlo? Soy de Argentina-BS.AS
    Mi correo es estefani_encinas@hotmail.com
    Gracias!

    ResponderEliminar