16 diciembre 2011

Incubar un sueño.


Hace unos años atrás, durante un frío y largo invierno de Santiago me dieron saudades de Brasil. Andaba con ganas de irme por algunos meses de nuevo a la selva, al calor y a la naturaleza. Cada vez que olía por la mañana el penetrante aroma que despedía mi cafetera, Brasil me volvía a la cabeza.
Entonces decidí preguntarle a mis sueños: ¿dejo todo congelado y me voy un tiempo a Brasil?...
Durante varias noches me fui con esa pregunta a acostar esperando tener un sueño que la respondiera, pero otros temas se aparecían en mis sueños, hasta que a la quinta noche soñé lo siguiente:
"Camino por un bosque de altos árboles, y luego cruzo una larga extensión de campo intensamente seco. De repente me doy cuenta de que estoy en Brasil y avanzo en la dirección del valle donde viví varios años. Cargo una mochila en mi espalda. Llego entonces a un pequeño pueblo conformado por una humilde hilera de casa de madera a lo largo de una calle de tierra. El lugar es pobre y algunos niños me observan. Me acerco a ellos pues no conozco el pueblo y les pregunto por el nombre de la localidad. Uno de los niños me responde: La Nada. Y yo sigo caminando y van apareciendo restos de casas semiderruidas, y una enorme extensión de campo se abre ante mi, mientras me voy cruzando esporádicamente con personas de raza negra. A estas alturas del sueño me siento cansado y perdido".
¿Que respuesta me entregó este sueño?. A la vuelta las divagaciones.
Sigue...


Asclepios era el dios de la Medicina y la curación entre los griegos. Los romanos le llamaron posteriormente Esculapio. Su principal santuario estaba en la ciudad de Epidauro, famoso lugar de peregrinación en la antigua Grecia de personas enfermas que necesitaban recibir una curación.
Los pacientes que ingresaban al conjunto de edificios que conformaban el santuario debían en primer lugar pasar por rituales de purificación, donde eran bañados y vestidos luegos con ropas de algodón o de lino. Entonces eran conducidos a una sección donde reposaban y podían conciliar el sueño. Aquel sueño que tuvieran durante esa noche en el templo de Asclepios, era considerado una manifestación del propio dios, quien a través de los símbolos del sueño determinaba el tratamiento a ser seguido por el paciente. Eran los sacerdotes del culto a Asclepios quienes interpretaban los sueños y proveían del tratamiento particular. Los resultados eran notables y la fama del templo se extendió por todo el mundo Antiguo.
En nuestra época nadie piensa en preguntarle a un sueño por la resolución de un conflicto o que éste nos de una indicación del camino a seguir a propósito de tal o cual problema o necesidad. Pero tal poder está aún agazapado allí, debajo de la delgada pero insistente capa de racionalidad actual.
Al proceso de preguntarle a los sueños por asuntos de nuestras vidas, se le llama Incubación de Sueños.
Incubar un sueño significa que necesito una respuesta en algún asunto de mi vida, y que serán las fuerzas del inconciente  que se manifiestan a través de los símbolos que surgen en los sueños, quienes me darán una respuesta. 
Volvamos a mi sueño, que no es nada complejo de analizar. En él me veo finalmente en Brasil, y con la buena mochila con que habitualmente usaba para viajar entre lugares cuando vivía allá. Al principio me siento vigorizado y contento pero la caminata es larga y me va cansando. El paisaje no es bello, algo árido, medio destruido, hay pobreza (muy parecido al Nordeste que es el lugar en cuestión), y la extensión del paisaje es gigantesca. Los niños dan la clave y entregan el principal símbolo y la enjundia del sueño: el pueblo se llama La Nada. Sigo caminando y efectivamente no encuentro nada, me agoto, y me voy confundiendo a medida que avanzo. No es un sueño con garotas, e curtindo um baseado na praia. Es un lugar seco, solitario, sin una dirección clara. Me voy perdiendo en la medida que me adentro en el paisaje. La emoción al final del sueño es de cansancio y de no saber donde voy. No hay nada.
Encontré que claramente el sueño respondía a mi pregunta, y decidí quedarme quietecito en ese invierno, que rápidamente al no pensar en otro lugar lejano y fuera del aquí y ahora, se volvió bello, intenso y de colores extremos, como solo un buen invierno en la zona central puede serlo.


¿Quien responde a nuestras preguntas cuando las llevamos al mundo de los sueños?. ¿Quien nos envía poderosos símbolos nocturnos intentando que caminemos por el mejor de los caminos?... ¿los dioses?, ¿el inconsciente?, ¿el cumplir los deseos freudiano?...
El hecho es que la incubación funciona. ¿Tienes un problema?, ¿necesitas una respuesta?, ¿hay alguna enfermedad y te gustaría tener alguna clave para entenderla o ayudar a curarla?, pues te presento la herramienta de Incubar un Sueño.
El proceso es simple. Ten primero muy claro cual es tu pregunta. Enúnciala e idealmente escríbela en un papel. Cuando entres en la cama acuérdate de tu pregunta, y desea que los sueños te respondan. No te pongas ansioso@, pues eso genera insomnio. Siempre hay que jugar. Generalmente la primera noche uno no obtiene respuesta, pero si se mantiene la intención en el tiempo y no abandonas la pregunta, eventualmente en el plazo de algunos días, recordarás una mañana un sueño que podrás asociarlo con tu cuestión.
La idea es persistir y confiar de que hay algo dentro de uno que sabe y que se comunica con poderes mayores. Puede ocurrir que alguien tenga un sueño y no lo pueda relacionar con la pregunta. En este caso hay que estar atento a un par de cosas:
 -que los sueños muchas veces nos responden con pararespuestas.  Una pararespuesta en psiquiatría es cuando le pregunto a alguien "¿que edad tienes" y me responde "soy chilena". Con los sueños pasa lo mismo. A veces pregunto por mi intenso dolor de rodilla y recibo un sueño donde discuto con mi pareja. Aparentemente y en la superficie no tiene nada que ver una cosa con otra, pero si mastico bien el sueño tal vez se me llama la atención de como una mala relación matrimonial influye en la salud. Psique y cuerpo van unidos.
-tambien puede ocurrir que tengas un sueño y no lo entiendas, porque a veces hay sueños mas difíciles de interpretar por la calidad de los símbolos que aparecen en éste, o por lo extraños giros que toma el desarrollo del sueño. Mi consejo es que si no lo entiendes y no lo puedes relacionar con tu pregunta, simplemente sigue soñando y mantén el intento, las ganas de recibir una respuesta. No pasará mucho tiempo hasta que tengas un sueño mas fácil, que sí puedas interpretar y que relaciones con tu cuestión.
Seguiré en próximos posteos conversando de este tema, y si alguien incuba un sueño y tiene una respuesta estoy como siempre abierto a recibir mails y que me cuenten su historia y el sueño.




13 comentarios:

  1. que bueno el tema ,extrañaba mucho tus historias.y de seguro que voy a probar antes de dormir.
    voy hacer mis pregruntas ,por que realmente ya lo de tener un engraneje de reloj suizo metido en la cabeza para buscar respuestas, no me sirve para nada. solo me hace volverme mono.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu blog, estaba esperando una nueva publicación. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. ¡Excelente!. Gracias Francisco.

    Tomás T.

    ResponderEliminar
  4. Que bueno que volvistes a escribir.Ayuda mucho.En realidad te he echado de menos.Buena la vuelta.Paulina c.

    ResponderEliminar
  5. Gracias totales Francisco...esperaba con ansias tus palabras =)

    ResponderEliminar
  6. Francisco,al fin apareciste!!! la verdad es que yo también te había echado de menos, mucho. Gracias por tu sugerencia, se me había olvidado que podía incubar un sueño, y el tema me viene de perillas en este momento, en que doy vueltas y vueltas para descubrir qué debo hacer, y por supuesto te contaré que pasa, Gloria.

    ResponderEliminar
  7. apareciste!!!! ya echaba de menos leerte!!!!!....haré los intentos necesarios ya que necesito muchas muchas respuestas!!! un abrazo, Paula

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias Francisco! voy a buscar respuestas utilizando la propuesta........que las emociones y las razones no me han clarificado mis indecisiones. "cuando los paraísos se vuelven infiernos"

    ResponderEliminar
  9. Estuve tratando de incubar un sueño porque estuve en crisis de pareja, tenía ganas de irme, olvidarme de estos siete años, tomar mis hijos y cambiar de rumbo, pero no me salió ningun sueño. En cambio, el sueño le salió a mi pareja, una mañana me dijo, soñé que te ibas y era terrible. Desde ahí pudimos conversar y amarnos nuevamente.

    ResponderEliminar
  10. acabo de conocerte y te quiero!..en este medio tan superficial al fin encuentro un buen lugar.

    ResponderEliminar
  11. Esto de los sueños me recordó cuando era niña y antes de dormir pensaba en lo que quería soñar y lo lograba! podía divertirme en mis sueños y vivir otro mundo. Hoy, ya adulta y antes de leer esto, intente encontrarme de nuevo pero aun no he podido, quizá me falta insistir, lo bueno es que ahora se como se llama lo quiero hacer...incubar sueños, y además se que es una practica más común y antigua de lo que sabias.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Esto de los sueños me recordó cuando era niña y antes de dormir pensaba en lo que quería soñar y lo lograba! podía divertirme en mis sueños y vivir otro mundo. Hoy, ya adulta y antes de leer esto, intente encontrarme de nuevo pero aun no he podido, quizá me falta insistir, lo bueno es que ahora se como se llama lo quiero hacer...incubar sueños, y además se que es una practica más común y antigua de lo que sabias.
    Gracias.

    ResponderEliminar